lunes, 16 de septiembre de 2013

Cazadores de Sombras. 2.Ciudad de Ceniza.



Título
Cazadores de Sombras. 2.Ciudad de Ceniza
Autor:  Cassandra Clare.
Editorial: Destino
Páginas: 455
ISBN: 9788408087533
Formato: Tapa dura con forro de solapas.
Precio: 17.95€












Clary Fray desearía que su vida volviera a la normalidad. Si pudiera dejar atrás el mundo de los cazadores de sombras, tendría más tiempo para Simon, su mejor amigo, que se está convirtiendo en algo más... Pero el mundo subterráneo que acaba de descubrir no está preparado para dejarla ir; en especial ese apuesto y exasperante Jace. Para complicar las cosas, una ola de asesinatos sacude la ciudad. Clary cree que Valentine está detrás de esas muertes, pero ¿cómo podrá detenerle si Jace parece dispuesto a traicionar todo en lo que cree para ayudar a su padre?

En esta soberbia secuela de Ciuda de Hueso, Cassandra Clare arrastra de nuevo a sus lectores a las siniestras garras del Submundo de Nueva York, donde el amor jamás está a salvo y el poder se convierte en la tentación más letal.

<<Cazadores de Sombras crea un mundo en el que me encantaría vivir (Stephanie Meyer)>>


  Al igual que el primero, me he releído el segundo libro de esta saga (al igual que haré con el resto, pero a un ritmo más lento que otras lecturas). 
 Para ser sincera, este segundo libro me aburrió hasta tal punto que pensé "¿cuánto queda para acabar?". Su historia y trama está bien, pero se hace pesado. Hay demasiados conflictos por los que tienen que luchar y cansa leer siempre cómo ataca uno y cómo se defiende otro. En comparación con el primero, no tiene nada que ver. Por lo demás, la historia está muy bien.
 Clary y Jace no pueden estar como antes, ni siquiera son capaces de mirarse a la cara el uno al otro. Su vida ha cambiado por completo y no lo quieren aceptar. 
Es la oportunidad de Simon, que sabe aprovecharla muy bien (a mí sinceramente no me gusta la nueva relación de Clary con su amigo. Menos mal que se arregla al final). Pero Simon no solo está cambiando el estatus de Clary, sino él mismo... Haber entrado en el Hotel Dumort en el primer libro no le hizo ningún bien... ¿Podrá aceptar su nueva vida?
Aparecen nuevos personajes: los padres de Isabelle y Alec; Max, el hermano de ambos; la Inquisidora, Maia... y todos serán importantes. ¿Qué cambiarán en la vida de los protagonistas?
Las muertes son cada vez más acentuadas. Nadie está a salvo. ¿Quién será el próximo en caer?



Autora:

Página web de la saga: http://www.cazadoresdesombras.com/
Blog español: http://www.themortalinstrumentsnews.com/

Continuaciones: 



(6º y último no está pubicado)

La saga de CDS Los Orígenes: 



Enlace sobre la película de Cazadores de Sombras 1. Ciudad de Hueso: http://www.ciudaddehuesolapelicula.es/




- ¿Cómo te las arreglas para no mancharte nunca de barro?
- Soy pura de corazón. Repele la mugre.

- ¿Recuerdas aquella canción que les cantabas cuando eran pequeños y tenían miedo de la oscuridad, para que se durmieran?
- ¿De qué estás hablando?
- Solía escucharte a través de las paredes. Era en francés. La canción.
- No sé por qué recuerdas algo así.
- A mí nunca me la cantaste.
- Ah, tú. Tú nunca tuviste miedo a la oscuridad.
- ¿Qué clase de niño de diez años no le tiene nunca miedo a la oscuridad?

- ¿Tienes que ser tan...?
- ¿Desagradable? Únicamente los días en los que mi madre adoptiva me echa de casa con instrucciones de no volver a ensombrecer su puerta otra vez. Por lo general, soy extraordinariamente bonachón. Ponme a prueba cualquier día que no esté entre el lunes y el domingo.

- Hay algo que deberías tener. Algo que todo cazador de sombras debe tener.
- ¿Una detestable actitud arrogante?

- Eres realmente arrogante. E intolerante. ¿Te enseñó tu padre a comportarte así?
- No con él.

- De acuerdo, lo que quiero ahora es responderte con algo sabihondo, pero todo lo que se me ocurre es...
- ¿Que quieres sexo?
- Para. Que te amo.
- O sea que no quieres sexo.
- No he dicho eso.

- Estoy bien. Puedo aguantarme en pie.
- A mí me parece que estás usando la pared para sostenerte. Ésa no es mi definición de "aguantarme en pie".
- Es estar apoyado. Estar apoyado viene justo antes de aguantarme en pie.

- Jamás he visto a un Hermano Silencioso asustado. No creía que les fuese posible sentir miedo.
- Todo el mundo siente miedo.

- Sangre. Tuve un sueño hace dos noches. Vi una ciudad toda de sangre, con torres hechas de hueso, y la sangre corría por las calles como agua.
- ¿Se pasa todo el tiempo junto a la ventana farfullando sobre sangre?
- No, a veces se sienta en el sofá a hacerlo.

- ¡Aaah, esto ha sido divertido!
- Este año por Navidad voy a regalarte un diccionario.
- ¿Por qué?
- Para que puedas buscar "divertido". No estoy seguro de que sepas lo que significa.

- Bueno, pues yo no voy a besar al mundano. Preferiría quedarme aquí abajo y pudrirme.
- ¿Para siempre? Para siempre es una barbaridad de tiempo.
- Lo sabía. Quieres besarme, ¿verdad?

- Es culpa tuya. No deberías de haberme besado de ese modo.
- ¿Cómo debería de haberte besado? ¿Te gusta de otra manera?
- No. Simplemente no quiero que me beses.
- A mí no me pareció que tuviésemos mucho donde elegir.
- ¡Eso es lo que no comprendo! ¿Por qué te hizo besarme? ¿Por qué obligarnos a hacer... eso? ¿Qué pudo haber sacado?
- Ya oíste lo que dijo. Pensó que me estaba haciendo un favor.
- Eso no es cierto.
- Sí lo es. ¿Cuántas veces tengo que decírtelo? Los seres mágicos no mienten.

- Cuando quieres a alguien, no tienes elección. El amor te arrebata la posibilidad de elegir.

- No te odio.
- Yo tampoco te odio.
- Me alegro de oír eso...
- Ojalá pudiera odiarte. Quiero odiarte. Intento odiarte. Sería todo más fácil si te odiara. A veces pienso que sí te odio y entonces te veo y...

El amor nos hace mentirosos

- ¿Cuántos años tienes, de todos modos?
- Yo ya estaba vivo cuando el Mar Muerto era sólo un lago que se sentía un poco pachucho.

- Hay una cosa que no entiendo.
- ¿Sólo una cosa? Pues vas muy por delante del resto de nosotros.

-  Tengo una estela que podemos usar. ¿Quién quiere hacérmelo?
- Un lamentable uso de palabras.

- ¿Qué... qué ha pasado?
- Intentaste beberte el East River. Te he sacado.

- No te dejaré morir.
- No creo que tengas elección. No pensaba que pudiera volver a ver el sol otra vez. Supongo que me equivocaba. Te amo. Jamás he amando a nadie excepto a ti.

- Empiezas a sonar como un delfín. Para.

- Si no le puedes contar la realidad a la gente que más te importa, al final dejas de ser capaz de decirte la verdad a ti mismo.

- Es verdad que estaba enferma. Lo juro. Casi me muero en el barco, ya lo sabes.
- Lo sé perfectamente. Siempre que tú casi mueres, yo casi me muero.






4/5
No me gustó tanto como el anterior

4 comentarios:

  1. Ay, le tengo muchas ganas a esta parte *-*
    Me encantó la primera parte, y espero que la segunda no me decepcione :3
    Buena reseña.
    Besos,


    Sergio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te decepcionará :D Tan solo desearás leer la tercera!!!

      Gracias! un beso!

      Eliminar
  2. hola!!

    yo lo tengo por leer y no le tengo muchas ganas, pero lo leeré algún día
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola May!!!

      El segundo no te gustará tanto como el primero, pero merece la pena!!! El tercero es mucho mejor :D

      Besos!

      Eliminar