miércoles, 27 de noviembre de 2013

Rompiendo las normas





Título: Rompiendo las normas.
Autor: Katie McGarry
Editorial: Darkiss
Páginas: 430
ISBN: 9788468727493
Formato: Tapa blanda.
Precio: 15.90€








ME DICEN QUE SEA UNA BUENA CHICA, QUE SAQUE BUENAS NOTAS, QUE SEA POPULAR... NO SABEN NADA SOBRE MÍ.

No recuerdo la noche que cambió mi vida. La noche en que pasé de ser popular a ser un bicho raro y marginado. Y mi familia está decidida a que siga así.
Decían que la terapia me ayudaría.
Ni se esperaban a Noah.
Noah es el tipo de chico sobre el que me advertían mis padres. Pero es el único que me escucha. El único dispuesto a ayudarme a averiguar la verdad. Sé que cada beso, cada promesa y cada caricia son algo prohibido.

PERO ¿Y SI ENCONTRAR TU DESTINO SIGNIFICA ROMPER TODAS LAS NORMAS?

<<Una novela valiente y poderosa sobre la pérdida, el cambio y la madurez pero, sobre todo, acerca del amor>>.

<<Un romance provocador que te atrapa hasta el final. ¡Me enganchó! >> Gena  Showalter.



   Este libro, antes de comprarlo, ha sido un: sí, no, sí, no. Cuando lo vi por primera vez lo cogí porque me llamó la atención, pero tras leer la sinopsis lo dejé. Otra vez hice lo mismo, lo volví a coger, releí la sinopsis y volví a dejarlo. Y así repetidas veces, hasta que por fin me animé a comprármelo hace unos días. Y bueno, creía que me iba a arrepentir de haberlo hecho, pero no lo hago.

Me has gustado mucho el libro, porque a pesar de ser la historia chico malo, chica buena, que tanto me gusta,  la autora le da un enfoque distinto. Echo no es tan buena como su padre quiere que sea, y Noah no es tan malo como todo el mundo lo pinta. Ni siquiera un poquito. Son dos personas normales con dificultades que tienen que salir adelante.

Echo tiene cicatrices por todo el cuerpo y lleva usando manga larga durante dos años. Aún así, los rumores acerca de qué le pasó siguen por ahí. Poca gente sabe lo que de verdad le ocurrió: Lila, Grace y Natalie, aunque la primera es la única que de verdad la apoya. Echo cree que jamás será capaz de recordad lo que le sucedió al completo, pues solo tiene vagos recuerdos de estar junto a su madre y después despertar en un hospital medio muerta. Por eso, asiste a terapia con la señorita Collins, un personaje que me ha gustado mucho.

Noah también tiene sus problemas: quiere la custodia de sus hermanos pequeños, y no que estén en una casa de acogida. Desde que sus padres murieron ha deseado que así  sea, pues no soportaría perder a nadie más de su familia. Él también es ayudado por la señorita Collins.

Echo y Noah se conocían de antes, pero por la reputación de ambos, ni se hablaban ni se trataban bien. Sin embargo, gracias a la terapia comienzan a charlar y a conocerse mejor, y ambos son capaces de contarles sus problemas al otro, algo que jamás había ocurrido con otras personas.

Y ahora mi famoso análisis de personajes (mejorado):
- Echo: me ha parecido una chica bastante normal, con sus problemas y preocupaciones, además de sueños. Pienso que debería de plantarle más cara al mundo y dejar de esconderse. 
- Noah: un chico atrayente desde el primer momento que me ha gustado mucho a pesar de que hace cosas que no me gustan.
- Lila: sin duda, una muy buena amiga que muchas personas querrían tener, aunque pienso que debería de prestarle más atención a Echo y dejar de lado a Grace.
- Grace: ¿LA CONSIDERAN AMIGA DE VERDAD?
- Luke: Simplemente asqueroso. Es un interesado, solo quiere popularidad y se merece que le partan la cara por todo lo que le dice a Echo.
- Beth e Isaiah: dos buenos amigos, a pesar de que Beth debería de relajarse un poco.
- Owen y Ashley: dos adultos que se preocupan por su hija a pesar de que no lo hacen bien.
- La madre de Echo: simplemente, una psicópata.
- La señorita Collins: una persona que me ha encantado y ha servido mucho de ayuda. Ella sí que comprende a los adolescentes.

En resumen: un libro muy muy rápido de leer que me ha gustado mucho.


Autora:

Continuaciones: 
Crossing the Line



Aún no están en español.

Web de la autora: http://www.katielmcgarry.com/

Book trailer:





- Tienes un nombre de mierda.
- ¿No deberías estar colocándote en el cuarto de baño?
- Han instalado cámaras de seguridad. Ahora lo hacemos en el aparcamiento.
- Culpa mía.

- Estás colocado.
- Aún no, pero pienso estarlo. ¿Quieres venir?
-No. Me gustan mis neuronas. Me resultan útiles cuando... no sé... pienso.

- ¿Cuál es tu problema?
- Estoy destinada a morir virgen.

- Creo que podría habernos dicho que íbamos a pelearnos con uno de la Liga Nacional de Fútbol.
- ¿Eso te habría detenido?
- No.
- A mí tampoco.

- Deberías meterte la lengua en la boca. Si no, se te va a secar.
- No puedo evitarlo si estás tan buena.

- Eres un creído. Crees que porque todas las chicas babeen por ti y te dejen tocarlas al primer intento yo voy a hacer lo mismo. Pues te equivocas. Además, ahora ya te conozco. Siempre que intentes aparentar que eres oscuro y peligroso, te imaginaré con un polo rosa de rayas, el cuello levantado y unos chinos.

- ¿Entonces cuál será? ¿El chico que te quiere o el chico al que deseas?

- Te deseo.
-¿Ah, sí? ¿De verdad? Porque las cicatrices son sexys.
- No me importan una mierda las cicatrices.
- ¿Cómo vas a reaccionar cuando estemos tan cerca y me quites la camisa? ¿Vas a seguir deseándome cuando veas las marcas rojas y blanquecinas? ¿Te vas a estremecer cada vez que me toques los brazos accidentalmente y sientas la piel hinchada? ¿Y qué pasará cuando yo te toque a ti? ¿O me lo prohibirás? ¿Vas a decirme cómo vestirme o qué ropa se me permite quitarme?
-Por última vez, no me importan una mierda tus cicatrices.
- Mentiroso. Porque la única manera de que a la gente no le importen mis cicatrices es que me quieran. Que me quieran lo suficiente para que no les importen mis defectos. Tú no quieres a la gente. Tú te acuestas con la gente. ¿Cómo podrías desear estar conmigo?

- Creí que no te gustaban los bailes.
- No me gustan. Y esta tarde no tenía intención de venir. Pero este baile parecía muy importante para ti. Y tú eres importante para mi.


- ¿Tu padre está al corriente de esta relación?
- ¿Me creería si le dijera que ni yo estaba al corriente?

- Dime que me has elegido a mí.
- Te he elegido a ti.
- Nunca te arrepentirás. Lo prometo.

-¿Qué significa esto para nosotros?
- Significa que eres mía.

- No hagas eso.
- ¿Hacer qué?
- Tenerme miedo.
- No te tengo miedo.






4/5
Una buena historia de amor que supera cualquier cicatriz.

2 comentarios:

  1. Quizá más adelante me anime a leerlo pero de momento tengo demasiado acumulado!

    Besos =)

    ResponderEliminar