viernes, 1 de noviembre de 2013

The DUFF




TítuloThe DUFF.
Autor: Kody Keplinger.
Editorial: Neo
Páginas: 300
ISBN: 9788415880349
Formato: Tapa blanda con solapas.
Precio: 15.90€








Bianca no se considera a más guapa del instituto, pero sí demasiado lista para dejarse engañar por el atractivo y mujeriego Wesley Rush. Por eso, cuando Wesley la llama Duff -apodo que utiliza para referirse a la chica menos agraciada de un grupo de amigas-, lo último que ella espera es acabar besándose con él.
Pero ha pasado y, aunque lo odia con todas sus fuerzas, el beso le gusta. Y sin apenas saber cómo, empiezan una relación secreta de amigos (o enemigos) con derecho a roce.
Poco a poco, Bianca descubrirá que tienen algo en común: ambos esconden un problema familiar. Resulta, además, que él la comprende y la escucha. De pronto se da cuenta, con horror, de que tal vez haya algo más que sexo entre ellos.

<<Provocadora y absorbente. No podía parar de leer>> Simone Elkeles.

<< Un libro sin pelos en la lengua y real como la vida misma. Gracias a su protagonista, ingeniosa y divertida, y a su cautivadora historia de amor, esta obra cuenta con todas las papeletas para convertirse en el éxito de la temporada.>> Beleth, administradora de Book Eater.

<<The Duff es un libro original y realista en que unos carismáticos personajes se enfrentan a problemas actuales. Te encontrarás con un chico que te hará reír, enfadar y leerte el libro de una sentada. Chicas, ¡preparaos para enamoraros de Wesley Rush!>> Aineric, administradora de Yo leo, Yo comento.



     Han hablado muy bien de este libro por todos lados, y la reseña que May hizo me animó a comprármelo. Y bueno, ha cumplido las expectativas. Hasta las ha superado.
Pensaba encontrarme con la típica novela chico malo / chica buena que acaban enamorándose (no lo digo despectivamente, ya que AMO este tema tan típico; de hecho trabajo en un libro así). Pero la historia es ese tópico cambiado completamente. Wesley no es tan malo, solo... mujeriego. Y Bianca no es tan buena, sino que puede llegar a ser una cabronaza. Me encantó este personaje y su manera de ser, completamente realista
En este libro también tenemos a dos chicos: Wesley y Toby, y por supuesto, como hago siempre, yo me he encandilado de Wesley, el chico malo, mientras que la perfección de Toby me repelía. Ni siquiera sé qué pinta Toby en el libro.
Wesley insulta a Bianca llamándola Duff. Ella hace como si no le importase, pero en realidad ese mote la mata por dentro. Pero si Wesley la considera fea... ¿por qué acaban día a día compartiendo cama? ¿Acaso sienten algo más que placer?
  Esta historia me ha gustado mucho. Es muy, muy realista. Cada personaje tiene sus propios problemas (como por ejemplo, Jessica, que se ha prendado de un gay y cree tener oportunidad con él a pesar de que le dicen que es gay xD), y tienen que afrontarlos. Pero Bianca y Wesley tienen uno parecido, y por eso se entienden. Wesley está convencido de que no pueden dejar esa extraña relación que tienen... mientras que Bianca piensa que no pueden seguir así. Acabarán por hacerse daño. Pero... ¿y qué pasa con los sentimientos? ¿Influyen? ¿Qué es mejor, lo que tu corazón siente o lo que tu cabeza dice que es lo sensato? Su madre, su padre, Casey, Jessica, Toby e incluso Wesley, responderán sus dudas.

Todos, en el fondo, somos Duff.



Autora:

Web de la autora: http://www.kodykeplinger.com/





- ¿Lo habéis visto? ¿Lo habéis visto bien? ¡Acaba de intentar ligar conmigo! ¿Lo habéis visto? ¡Madre mía!
-Te ha preguntado dónde habías comprado los zapatos. Está claro que es gay.
- Es demasiado guapo para ser gay.

- Oh, venga ya. Ese tío es un mujeriego. No lo soporto. Se tira todo lo que se mueve y tiene el cerebro en la bragueta, lo que significa que es microscópico. 

- Francés, ¿eh? ¿Sabes decir algo interesante?
- Le ton de ta voix me donne envie de m'etrangler.
- Suena sexy. ¿Qué significa?
- El tono de tu voz me da ganas de estrangularme.
- Qué pervertidilla.

- Dios, no puedo creer que lo haya hecho. ¿Eso me convierte en una zorra?
- ¿Besarle? Lo dudo mucho.
- ¿Y ahora qué hago?
- ¿Volver a besarle?

- Qué interesante. ¿Así saludas a todos los chicos que te gustan?
- No me gustas.
- ¿Eso quiere decir que me amas?
- Quiere decir que te odio. Y si no me dejas en paz, voy a denunciarte por acoso sexual.
- Podría ser un caso muy difícil. Sobre todo teniendo en cuenta que fuiste tú la que me besó.

-Oye, no llegaste a contarme por qué estabas disgustada la otra noche. Estabas demasiado ocupada metiéndome la lengua en la garganta. Bueno, ¿cuál era el problema?

- Por cierto, ¿qué vas a ponerte para el baile?
- Nada.
- Qué sexy, pero dudo que te dejen entrar desnuda.

- ¿No te fías de lo que haga yo?
- No me fío de ti para nada.
- Salvo para echar un polvo. Bueno, ¿esto ha sido cosa de una vez o volveré a verte?

- No tengo ningún inconveniente en que me utilices. Pero me gustaría saber para qué.
- Para distraerme.
- Eso ya lo suponía. ¿De qué se supone que estoy distrayéndote? Si lo supiera, es posible que pudiera hacer mejor mi trabajo.
- Estás haciéndolo perfectamente.

- [...] Por eso te metí en el armario.
- ¿Qué pasó? 
- Tú también estabas allí. No me hagas revivirlo.
- Me refiero con tu ex. Tengo curiosidad. ¿Qué puede ser tan grave para hacer que una persona tan llena de odio como tú corra a mis brazos musculosos? ¿O es él el responsable de esa capa de hielo que te rodea el corazón?

- Menudo gilipollas.
- Mira quién habla.  Tú eres el mayor mujeriego del mundo.
- Cierto. Pero yo no hago promesas. Él te dijo que te quería, te dio su palabra. Yo nunca haría algo así. Una chica puede creer lo que le dé la gana, pero yo nunca digo algo que no sienta. Solo un auténtico gilipollas haría lo que él hizo.

- ¿De verdad piensas que soy tan idiota? Es un arrogante, y se acuesta con cualquier tía a la que pueda echarle el guante. La mayor parte del tiempo, tengo ganas de arrancarle los ojos. ¿Cómo iba a gustarme? Es un imbécil.
- Y a as chicas os encantan los imbéciles. Por eso no consigo ninguna cita. Soy demasiado bueno.

- ¡Mierda! ¡Esa no debería contar!
- Pero cuenta. Todo vale en el amor y en el billar.
- En la guerra.
- Es lo mismo.

- ¿Qué harías sin mí?
- Vivir una vida.. feliz. Puede que hasta... fuera optimista... si no fuera por ti.
- Mentirosa. Estarías hecha polvo. Admítelo, soy el viento bajo tus alas.

- ¿Dónde está tu cuarto?
- Me lo veía venir. Y, ahora, ¿quién está corrompiendo a quién?

- ¿Acabas de pegarle un puñetazo a mi padre?
- Sí.

- ¿Y qué si me marché? ¿Y qué si siento algo por ti? ¡Solo fui un polvo para ti? Tú nunca te comprometerías conmigo. Nunca podrías comprometerte con nadie, pero menos aún conmigo. Ni siquiera me consideras atractiva.

- Admítelo.
- ¿Admitir qué?
- Que estás huyendo de mí. Que te diste cuenta de que estás enamorada de mí y saliste pitando porque te acojonaste.

-No signifiqué nada para ti.
- Entonces, ¿por qué estoy aquí?

- Estás tomando la píldora, ¿verdad?
- Por Dios, mamá, sí. No se trata de eso.
- Gracias a Dios. Soy demasiado joven y sexy para ser abuela.

- Es probable que me comporte como una bruja la mayor parte del tiempo. Te garantizo que encontraré una razón para gritarte casi todos los días, y no te sorprendas si te tiro algunas bebidas a la cara de vez en cuando. Yo soy así y vas a tener que aceptarlo. Porque no pienso cambiar ni por ti ni por nadie. Y...
- [...]
- ¡Cretino! ¿Me besas para hacerme callar? Dios, eres tan odioso.. Ahora mismo tengo ganas de lanzarte algo a la cabeza.







4/5
Una fantástica novela realista.
¡Todos Duffs!

2 comentarios: