jueves, 23 de octubre de 2014

Cazadores de Sombras 6: Ciudad del Fuego Celestial





Título: Cazadores de Sombras 6. Ciudad del Fuego Celestial
Autor: Cassandra Clare
Editorial: Destino
Páginas: 612
ISBN: 978-84-0816-3193-9
Formato: Tapa dura con sobrecubierta
Precio: 17.95€












La oscuridad ha regresado al Mundo de los Cazadores de Sombras. Mientras su mundo se desmorona, Clary, Jace, Simon y sus amigos deben unirse para luchar contra el mayor enemigo al que se han enfrentado los nefilim jamás: el hermano de Clary, Sebastian.

En la lucha por intentar derrotarlo se perderán vidas, se sacrificarán amores y el mundo entero cambiará en el sexto volumen del a serie de Cazazores de Sombras.

Llega el esperado final de la saga de Los Instrumentos Mortales.


  "Bueno, ya era hora de que acabara la saga, ¿no?", es lo que llevo pensando desde hace mucho tiempo. Y ahora pienso: "¿Por qué? T_T Quiero más". Pero bueno, es lo que suele pasar con los libros que nos gustan, que quieres más y más aunque ya sea hasta pesado. 

  A ver, tengo mucho que decir de este libro, al igual que me pasó con Traición de Alessandra Neymar, así que esta reseña es CON SPOILERS, MUCHOS SPOILERS.

  En primer lugar, pienso que seis libros para esta saga han sido demasiados. Me encantan las sagas con muchos libros porque así la historia continúa, pero pienso que para Cazadores de Sombres no habría sido necesario. Es cierto que tras los 6 libros se ha mostrado una impresionante historia bien atada, pero también es cierto que a veces (en mi opinión), no había mucho que contar, por lo que se metía una batalla tras otra. Y me gustan las batallas, pero una cada dos páginas, pues cansa, la verdad. Eso ha hecho que el libro se me haga muy pesado, porque me habría gustado que se nos contaran más cosas en lugar de tanta batallita.

  Para ser sincera, en este libro he acabado hasta las narices de los Cazadores de Sombras en general. Son egoístas, solo piensan en ellos mismos, no confían en los suyos, hacen oídos sordos a todo lo que se les dice y que no les gusta... ¿Qué narices pasa con ellos? Por supuesto excluyo a Jace, Clary, Isabelle y Alec. No sé, pero en este libro no he acabado congeniando mucho con ellos, y esto viene desde los anteriores. Sin embargo en Los Orígenes los Cazadores no son TAN egoístas. Es como si el tiempo los hubiese ido cambiando a lo grande.

   Jace y Clary me gustan mucho, pero he visto su relación un poco rara en este libro. No porque no fuese buena, por que lo es, sino porque realmente no los veía como pareja. Es como si de repente lo que en los otros 5 libros deseaba: que estuviesen juntos pasara lo que pasara, se hubiese extinguido. Y no sé por qué es. Por otro lado, Izzy y Simon me han ido gustando cada vez más. Son perfectos el uno para el otro. Al igual que Alec y Magnus, que no podían haber acabado de otra forma.

  Bueno, y aquí va la locura. Espero que no me matéis. Me gustaba Sebastian. Sí, es un personaje que me gusta desde el primer momento. Yo no sé que tengo con los malos, pero es que son los mejores cuando están tan bien currados. Y sí, lloré con su muerte. Me pensaba que no iba a morir, sino que iba a conseguir cambiar o algo así para poder vivir libre. Pero bueno, no ha sido así y yo lo he pasado mal. Sobre todo cuando ya, al borde de la muerte, es Jonathan y no Sebastian. En definitiva, que es un personaje que me encanta y que para mí no debería de haber muerto.

   Respecto a lo que ocurre con Simon, me gusta. Sé que no todo podía acabar bien en ese grupo, porque si no se perdía un poco la gracia, pero lo he pasado mal también. Me ha dado mucha pena, sobre todo cuando Isabelle hablaba con él. Debe de haberlo pasado fatal. Lo bueno es que ahora podrán estar juntos.

  Algo que no me ha gustado es cómo acaba la relación de Magnus y Alec. A ver, está claro que tienen que estar juntos. Pero Magnus sigue siendo inmortal y Alec mortal, por lo que se sabe que llegará un momento en el que Alec muera y Magnus lo pasará fatal. Será de nuevo igual que con Tessa y Will. Pienso que no es justo, que no debería de sufrir así. Magnus ha visto morir a demasiados seres queridos, pero perder a Alec no debería de estarle permitido, para evitar el dolor. Pensaba que Alec iba a hacerse inmortal mediante un modo u otro para estar con él para siempre. Entiendo que no quiera bajo ningún concepto convertirse en lo que justamente él caza, pero... no sé, Magnus es su vida ahora.

  El libro se me ha hecho muuuuy pesado en varias partes, pero como siempre, Cassandra sabe cómo mantener nuestra atención en todo momento en cada página. Adoro a esta escritora, de verdad. No sé cómo puede tener tantas cosas en la cabeza.

  Para mí, una de las partes más tristes del libro (aparte de la muerte de Sebastian), ha sido cuando al final, Tessa se pone a recordar a Will. Se me ha removido todo por dentro al recordarlo. Will siempre será mi personaje favorito, junto a Tess. Y lo he pasado fatal acordándome de cómo acaba todo. Al menos tiene a Jem a su lado ahora (o Zachariah), que la quiere. 

  Y bueno, creo que no hay nada más que decir. Ha sido un gran final. Sí es verdad que esperaba que al igual que en Los Orígenes, se nos contara un poco más acerca del futuro. De cómo acaban las cosas entre todos dentro de unos años. Esperaba mucho más de ese gran epílogo, pero bueno, estoy satisfecha.



Autora:




- Tu novio está loco.
- Sí, pero está bueno. Eso es lo que tiene.

- Me parece que si alguien te ama, debería perdonarte, si tú realmente lo lamentas.

- Los héroes no son siempre los que ganan. A veces, son los que pierden. Pero siguen luchando, y siguen aguantando No se rinden. Eso es lo que los convierte en héroes.

"Si no puedo convencer al Cielo, moveré los Infiernos"

"Porque la fuerza de la manada es el lobo, y la fuerza del lobo es la manada".

- No puedes ir por la calle con una espada desenfundada. Bueno, sí que puedes, pero seguramente hará que nos miren mal.

- Eso es lo que pasa cuando caes. Todo lo que era brillante en ti se vuelve oscuro. Tan brillante como eras antes, así de malvado te vuelves. Es una larga caída.
- Tú no has caído.
- Aún no.

- Podría despedazarte. Ver si puedes sobrevivir en pequeños trocitos. O cortarte la cabeza. Quizá no te mate, pero sería divertido verte tratando de encontrarla.

- No puedes ganar. Soy mejor que tú, siempre lo he sido. Seguramente soy el mejor de todos.
- Y también el más modesto.

- Si mi madre y Luke llegan mientras duermo, despiértame.
- Oh, te despertarás. Tu madre creerá que estoy tratando de aprovecharme de ti y me perseguirá por toda la sala con el atizador en la mano.

- No digas eso. No hables así.
- ¿Por qué no?
- Porque así es como habla la gente cuando cree que va a morir.

- ¿Qué pasa con los mundanos y su imperiosa necesidad de soltar obviedades?
- No soy un mundano. ¿Y qué pasa con los cazadores de sombras y su imperiosa necesidad de conseguir que los maten a ellos y a todos los que quieren?

- ¿Tú te preocupas por él?
- Constantemente. Jace podría matarse poniéndose los pantalones por la mañana. Ser su parabatai es un trabajo a tiempo completo.

- Me gusta. Me recuerda a Jace cuando era pequeño y terco, y se comportaba como si fuera inmortal.
- Dos de esas cosas todavía son así.

"Los deseos de nuestro corazón son armas que se pueden emplear contra nosotros".

- No he hecho una tarta, por tres razones: una, porque no tengo ningún ingrediente para hacer una tarta. Dos, porque no sé cómo hacer una tarta.
- ¿Y tres?
- Porque no soy tu esclava.

- Os he dicho que esperarais. ¿Alguna vez hacéis lo que os digo?
- En realidad, no has dicho nada. Has hecho un gesto

- ¿Cuándo te has vuelto tan cauta?
- No soy cauta. Sólo que no soy tú.
- Eso, seguro que no. Sin duda eres mucho más guapa.
- Oh, ahora sí que creo que me amas. Porque nunca creí que admitirías que alguien es más guapo que tú.

- ¿Te vas a quedar con la ropa puesta? Podría prometerte que no voy a mirar, pero mentiría.
- Pervertido. Aunque has ganado puntos por ser sincero.
- Tengo diecisiete años; todos somos unos pervertidos.

"Es mejor gobernar en el Infierno que servir en el Cielo"

- Moriremos juntos. Al menos, déjame quedarme, contigo.
- Tienes que volver. Tienes que volver al mundo.
- No quiero el mundo. Te quiero a ti.

- Si nunca cuentas a nadie la verdad sobre ti, finalmente comienzas a olvidarla.

- Podríamos ir a la casa. Hay dormitorios.
- Es la boda de mi madre. No vamos a acostarnos. En absoluto.
- Pero "en absoluto" es mi forma favorita de practicar el sexo.






 


4/ 5
Voy a echarlos demasiado de menos.

5 comentarios:

  1. ¡Hola! No he leído del todo tu reseña por el aviso de spoiler, ya que no lo he leído jejeje Pero me alegro que te haya gustado.
    Un besito :)

    ResponderEliminar
  2. Esta saga la abandoné hace mil, pero me alegra que te gustase

    Un beso^^

    ResponderEliminar
  3. Hola, te he nominado para el Segundo Premio Best Blogs =,)

    (no sabía muy bien dónde ponerlo y lo he puesto aquí xD)

    http://lasalasdetinta.blogspot.com.es/2014/10/nominada-al-premio-best-blog.html

    ^^

    ResponderEliminar