lunes, 28 de diciembre de 2015

Sueños de Piedra #Iria G. Parente y Selene M. Pascual



Título: Sueños de Piedra
Autor: Iria G. Parente y Selene M. Pascual
Editorial: Nocturna ediciones
Páginas: 573
ISBN: 978-84-943-3547-1
Formato: Tapa blanda con solapas
Precio: 16,50









Érase una vez un reino muy, muy lejano donde un príncipe premió a un mago por ayudar a rescatar a una joven en apuros.

Encantador. Lástima que nada de esto sea verdad.

En realidad, el príncipe sueña con gloria y venganza; el mago, con que sus hechizos no sean siempre un desastre y la joven en apuros, con huir de un pasado que la atormenta... Y del recuerdo del hombre al que ha matado.

Érase una vez...



  Increíble, sencillamente increíble. 

  Lynne es una joven prostituta que está atrapada en un burdel contra su voluntad, además es lo único que tiene para sobrevivir. Pero está harta de estar ahí encerrada, vendiendo su cuerpo a hombres repugnantes. Ella quiere ser mercader, no una prostituta forzada. Es por eso que se arma de valor y coraje y huye, dispuesta a seguir su sueño. Arthmael es el príncipe de Silfos, el heredero a la corona. O eso creía, hasta ahora. La aparición de un hijo bastardo de su padre le quita el derecho legítimo al trono, por lo que nuestro príncipe se embarcará en una aventura en busca de heroicidades para que su pueblo lo aclame como futuro rey. Hazan es un pequeño aprendiz que desea convertirse en un gran hechicero, pero para eso tiene que cumplir una misión importante y conseguir que sus hechizos dejen de ser un desastre. Todo esto hará que los personajes se crucen, y así empieza una gran aventura que vivirán juntos. 

    Como he dicho antes: INCREÍBLE. La historia, los personajes, el argumento, la pluma... Todo es fantástico. Me declaro fan de estas dos autoras, de las que nunca antes había leído nada. Todo el libro está perfectamente hilado, los personajes tienen una personalidad atrayente bien definida. He estado enganchada al libro durante todas y cada una de las páginas que lo componen. En ningún momento me he aburrido o he tenido la sensación de querer cambiar de escena. De hecho, he estado dos días acostándome bien entrada la madrugada por tal de no dejar de leer. 

   Lynne se ha convertido en uno de mis personajes femeninos favoritos. Es fuerte a pesar de todo lo que ha pasado y creer que es débil. Es inteligente, valiente, decidida... Una chica con carácter y un corazón herido que necesita sanar en manos de la persona adecuada. Arthmael es prepotente y orgulloso pero, como siempre digo, los chicos malos son mis favoritos. Y él también necesita caer en manos de la persona adecuada para darse cuenta de lo que vale. Lo adoro, es un personaje masculino que me ha encantado, un prototipo de hombre bastante perfecto que nos romperá el corazón una y otra vez al percatarnos de que solo podremos tenerlo en las páginas del libro. Hazan es adorable, el hermano pequeño que todas desearíamos tener. Además, el humor de estos tres es demasiado para mí, me he pasado todo el libro riendo, lo prometo.

    Este libro se merece un 5/5, he disfrutado con él como hacía tiempo que no lo hacía con una historia. Me reitero en decir que es fantástico, increíble, maravilloso, espectacular. No se me ocurren más palabras para describirlo, porque sin palabras es como me ha dejado el final de esa historia. Me he quedado con ganas de más, de muchísimo más, tras el final del libro. El epílogo me ha cortado la respiración y ha hecho que se me encoja el corazón. El último punto de este capítulo me ha dejado con las lágrimas cayendo por las mejillas. Me habría encantado saber qué pasa a continuación y tiempo después, pero pienso que es un final perfecto. 

   Admiro a estas dos escritoras, Iria y Selene. En ningún momento puedes percatarte de qué escena ha escrito una de ellas y qué escena ha escrito otra. Es imposible ver que la novela está escrita a cuatro manos, pues está en perfecta sincronía. Es algo digno de admirar. Además, sé lo difícil que es escribir junto a otra persona. Me han recordado muchísimo a mi mejor amiga, María, y a mí. Ya que hemos terminado de escribir ahora la primera parte de una saga juntas (El juego de las seis máscaras). Nadie sabe lo difícil que es coescribir un libro hasta que se pone a ello y, por eso, estas autoras son dignas de admirar. Un aplauso, chicas, sois increíbles.

 

Autoras:




- ¡Arthmael! ¿Qué demonios tienes en la cabeza?
-Te diré lo que no tengo: una corona.

Para ser un héroe sólo se necesita un corazón valiente.
O eso dicen.

[...] y es obvio que su voz desprende deseo.
El deseo de cruzarme la cara, por la bofetada que me propina acto seguido. [...]
¿De dónde ha salido esta loca?

-Un hombre con ansias de poder... ¿Qué hay más peligroso que eso?

- Cuando quieras te dejo que me midas, princesa.

- No quiero ningún romance: al final, el amor es otra manera de que un hombre te coloque bajo su sombra.

- El romance es... ¿equilibrio? Es querer a alguien como esa persona te quiere a ti..., ni menos ni más.

- Es normal que tú no creas en unicornios, príncipe, ni que los vayas a ver nunca: si sólo se acercan a las vírgenes, huirán en dirección contraria con el olor de tu indecencia.
-Oh, habló.

-Oh, estupendo. Tenemos como príncipe a un masoquista, como temía. Silfos vivirá tranquilo durante muchos, muchísimos años. Hasta que a su rey le parezca que es interesante, no sé, llamar a dragones, a ver si destruyen la ciudad, porque sería muy emocionante ver cómo queda después de arder.

- Me ofendes: ¿por qué habas como si fuera un bocazas sin modales?
-Porque lo eres.

La vida es más fácil cuando pareces inocente.

- Podría auparte...
-Tú lo único que quieres es aprovechar la situación para tocarme el culo...
-Bueno, quiero tocarte muchas otras cosas, pero tal vez este no sea el mejor momento...

-Así me gusta. Que tengas bien prendida la lección.
-Si me dejaras, yo sí que te enseñaba un par de lecciones.
- Igual te las enseñaba yo a ti...
-Dudo que puedas enseñarme mucho más de lo que yo sé.
- Verás, príncipe... Si algo así pasara entre tú y yo,, terminarías suplicándome para que siguiera enseñándote todo. No sabrías ni cómo responder a lo que podría hacerte.

- Pero que algo vaya a acabar no significa que no se pueda disfrutar de ello por el tiempo que dure.

Hay silencios que se alargan hasta la eternidad. Que duelen por cada latido que desgastan. Por cada cosa que no se dice, pero se guarda. Por cada cosa que se entiende de ellos. Por cada miedo que despiertan.
A esos silencios hay que matarlos antes de que ellos te maten a ti.

Quiero decir que lo haré. Quiero decir que me emborracharé de los besos de otra para olvidar, como se olvida con una botella barata tras otra. Pero cierto la boca y no hablo, porque la posibilidad de que acabe como después de una borrachera danza por encima de mi cabeza: mareado, sucio y con el corazón dolorido. Miserable.
Pero es mejor sentirse miserable que no sentir nada.

-Debe de haber un número limitado de veces en que nuestras manos se puedan rozar por accidente antes de que resulte obvio que busco tocarte.

-¿Por qué te has llamado cobarde?
-¿Cómo llamas a alguien que trata de olvidar con una botella? ¿Que trata de no pensar en los problemas de esa manera porque así es todo más fácil, en vez de afrontarlos?

-¿Por qué no me lo dices? Cada vez que oigas esa voz, yo... hablaré más alto para acallarla. Por cada cosa horrible ley te diga, yo te diré dos buenas.

- ¡Hace un día soleado, perfecto para cabalgar!
-Bueno, para cabalgar no hace falta necesariamente levantase de la cama.

-Dos mundos diferentes pueden chocar en algún momento, pero no pueden coexistir de verdad.
-Dos mundos diferentes pueden crear un tercero completamente nuevo.

-En realidad, creo que deberíamos abandonarlo a él. No tendría que disfrazarse de animal siquiera: ya es una piedra, el bosque no notará la diferencia entre una más y una menos.
- Te voy a decir yo lo que sí parece una piedra.
- Qué desagradable.

No existe futuro sin pasado. Olvidar no es superarlo. Olvidar es de cobardes.

A veces, los sueños tienen un precio demasiado alto.

-Todos tenemos miedo alguna vez. Aceptarlo y enfrentarlo es lo que nos hace valientes.

Al final, todos los males del mundo se reducen a eso: a gente que paga, mata o manipula por tener el control sobre los demás, sin darse cuenta de que lo más elemental, lo que les haría más felices, sería simplemente tener control sobre sí mismos. 

El mundo se sigue moviendo día a día porque hay gente lo suficientemente decidida como para seguir creyendo, incluso si todo se pone en contra.


 

5/5

MARAVILLOSA
(¿O debería decir "Marabiliosa"?)

sábado, 26 de diciembre de 2015

Alados #Alissa Brontë




Título Alados
Autor: Alissa Brontë
Editorial: Creadores de Sueños
Páginas: 271
ISBN: 978-84-943-0350-0
Formato: Tapa blanda
Precio: 12









El Apocalipsis ha comenzado.

Alma está a punto de cumplir dieciséis años y es una Frágil que sobrevive en una colonia de humanos oculta de los Alados, los ángeles que están exterminando el mundo que conocemos.

Pero un desengaño amoroso y el deseo de encontrar a su madre desaparecida, harán que se arriesgue a internarse en el mundo exterior. Deberá tomar una decisión que hará tambalearse a toda la humanidad.

Una novela donde nada es lo que parece y la fantasía se mezcla con la realidad y el amor.



  Adoro los libros sobre ángeles, es un tema mitológico que me chifla, por eso me embarqué en esta lectura que tanto me ha gustado.

   La pluma de la autora es ágil, es un libro que se lee muy rápido (a pesar de que yo he tardado por falta de tiempo). Los primero capítulos no me engancharon, pero conforme la historia va avanzando, acabé sumergiéndome en ella y completamente enganchada. 
  
   Alma es nuestra protagonista. Una Frágil a la que todos parecen sobreproteger en exceso, lo que la tiene hasta las narices. No entiende por qué nadie le ayuda a buscar a su madre, por qué no la dejan salir al exterior si durante el día no corre peligro, por qué todos ansían tanto su cumpleaños... Nadie le da respuestas, por lo que pretende encontrarlas ella sola. Alma se ve de pronto en el mundo de los Alados, del que siempre han estado escondiéndose. Hay dos bandos: los Alas Negras, sucios traidores y mentirosos, los malos, y los Alas Blancas: puros, bondadosos, buenos. Y va a toparse con ambos bandos, lo cual le dará aún más que pensar y complicará las cosas.

  Alma conoce a Kennan, un Alas Negras que me enamoró (mi debilidad por los chicos malos es fuerte), y a Adriel, un Alas Blancas al cual no soporté desde la primera página. Y aquí empieza, junto a David, un Frágil estúpido, un enredo amoroso que nos mantiene intrigados a pesar de que todas sabemos con quién se quedará Alma

  Respecto a los personajes. Sinceramente, Alma no ha terminado de gustarme. A pesar de que en muchos momentos da a ver que es una tía inteligente, fuerte y valiente, la he visto todo el rato como una cría, y no me ha llegado lo suficiente. Sin embargo, he adorado a Kennan, me gusta muchísimo ese personaje, su actitud, su función... Mientras que he odiado por completo a AdrielDavid

   El final del libro da un giro impresionante. Yo, como lectora, he estado todo el libro igual que Alma: necesitando respuestas. Conforme el libro avanza parece que vamos consiguiendo algunas, aunque seguía confusa. Y cuando se está llegando casi al final, ya sabemos por dónde van los tiros, podemos ir viendo de qué va todo. Pero el final en sí ha sido impredecible, no me lo esperaba para nada y me ha dejado con la boca abierta, cosa que me ha encantado.

   Es un libro muy bueno, con una historia original que me ha gustado muchísimo.
  

 

Autora:





El gran temido día llegó.
Después de bombardearlos continuamente durante décadas, advirtiéndolos de la llegad del Apocalipsis o la extinción del mundo por invasión extraterrestre. De ser descrita en infinidad de libros páramos desolados por algún arma química que destruiría a la humanidad llenando el basto terreno de zombis... El primer libro de todos, la Biblia, guardaba en sus páginas la verdad sobre quiénes causarían la devastación de la tierra.

Era extraño. Era hermoso. Era letal.

- ¿No me temes?
- ¿Debería...?

- Cuando uno sabe que ha llegado su fin, ¿a qué más le puede temer?

Había besado la boca del diablo y no le había importado.

Alma, hasta su nombre es una provocación a mis sentidos.

Eso era, un Dios del informando tallado en mármol.

- ¡Te odio!
- Yo a ti no.
- ¡Lo harás, te lo prometo!






3,5/5

Un libro sobre ángeles muy bueno

viernes, 11 de diciembre de 2015

Bad Boy's Girl #Blair Holden



Título Bad Boy's Girl. Te odiaré hasta que te quiera.
Saga: Bad Boy's Girl #1
Autor: Blair Holden
Editorial: Montena
Páginas: 446
ISBN: 978-84-904-3536-6
Formato: Tapa blanda con solapas
Precio: 17,95









Tessa es una chica del montón. Su plan para el último curso en el instituto es pasar inadvertida y seguir admirando a su fichaje, Jay Stone, desde la distancia. Pero todo cambia cuando el hermano de Jay, Cole, vuelve. Desde que Tessa puede recordar, Cole le ha hecho la vida imposible. Aunque si vas a tener un enemigo número uno, mejor que sea como él: guapo como pocos y con unos ojos azules que tiran para atrás.

Cole la desafía, pone a prueba sus límites, y la fuerza a sacar a la chica guay que ella se empeña en esconder bajo una capa de mediocridad y cutrerío.

Ya lo dice el refrán: quien bien te quiere te hará rabiar.

ADVERTENCIA:
En esta historia viene incluido un chico malo que provoca suspiros pronunciados y risitas nerviosas.
Los efectos secundarios también incluyen alucinaciones y te llevan a plantearte si podrías encontrar uno igualito a él en eBay pujando lo que fuese necesario.  



  No me lo he podido pasar mejor con este libro. Se nos presenta el tópico que tantísimo me gusta: chico malo, chica buena. Quizá penséis que está demasiado repetido, pero a mí es que me fascinan los chicos malos, por eso nunca me canso de leer sobre ellos. Además, pienso que este tópico tiene mil formas de aplicarse, mil historias que crear a partir de él, así que jamás me cansaré de él. Así que me planté a leer este libro, buscando un nuevo chico malo que adorar. Y lo he encontrado. 

   Cole Stone es el sinvergüenza del instituto que se fue tres años atrás para meterse en una academia militar que le ayudar a bajar esos humos y adecuar su comportamiento. Pero ahora ha vuelto a casa para cursar el último año de instituto, y eso ha creado un gran revuelo. Los que recuerdan a Cole, saben que era el cabecilla de todas las bromas del instituto y todos los problemas que había en él. Los que nunca lo han conocido, están deseando hacerlo. Las chicas se mueren por ver al cañón del hermano de Jay (que también es guapísimo), el tío bueno de ojos azules, el chico malo buenorro.

   La única persona  que no se alegra de su regreso es Tessa O'Connell. No solo no se alegra de que vuelva, si no que le aterroriza la idea. Solo tiene malos recuerdos de él. Cuando eran pequeños, ella siempre acababa llorando o en el hospital por culpa de las numerosas y diarias bromas de Cole. Y ya tiene suficiente con su ex mejor amiga, Nicole, como para tenerlo que soportar a él de nuevo. 

   Tessa es una chica insegura por culpa de su pasado. Cuando sufría de obesidad y, poco a poco, su mejor amiga, Nicole, la fue dejando de lado y haciendo que todos la odiasen y repudiasen, empezó a odiarse a sí misma también. Y ahora que ha perdido peso, sigue siendo insegura por culpa de su ex mejor amiga, que se empeña en hacerle la vida imposible día a día. Y lo peor es que es la novia del chico del que lleva enamorada años: Jay Stone. Cole, en cambio, es un narcisista seguro de sí mismo, egocéntrico, chulo y rebelde, que no acaba de llevarse muy bien con su hermano a causa de lo inmaduro que lo ve. Ahora, lo único que le importa a Tessa es sobrevivir al último curso, intentando evitar a Cole, conseguir que Jay se fije en ella y apañárselas para aguantar otro año más de insultos y jugarretas de Nicole. Pero no todo va a ser tan fácil...

   He adorado al personaje de Tessa. Es una chica que, a pesar de ser insegura de sí misma, es divertida, MUY divertida, sarcástica e ingeniosa. Me he reído muchísimo con ella, con todas sus comparaciones y su ingenio para responder, me he sentido identificada con ella en muchísimas ocasiones.  Cole... Qué decir de él, es el chico malo no tan malo perfecto, lo he adorado desde la primera palabra que ha dicho en el libro. No he soportado en ningún momento ni a Nicole, ni a Jay. La primera me ha parecido una zorra de primera clase, y el hermano de nuestro prota solo he podido verlo como un chico que se preocupa más de lo que piensen de él que de lo que de verdad siente. El resto de personajes me han gustado todos: Beth, Megan, Travis, Cassandra... 

  Me lo he pasado genial con esta historia, me he reído muchísimo, además de suspirado por las escenas entre los protagonistas y deseado ser ellos. Me esperaba el final, la verdad, y aún así se me ha encogido el corazón al leerlo. Necesito la segunda parte ya, porque esta historia me ha fascinado. La pluma de la autora es muy buena, el libro no se hace pesado en ningún momento, y la personalidad de los personajes hace que quieras saber más acerca de ellos, ya que te encariñas en seguida de Cole y Tessa.
  

 

Autora:

He buscado a la autora por Google, Twitter y Facebook, y no he encontrado ni una fotografía. Lo único que he descubierto es que no es española, cosa que me ha sorprendido, ya que pensaba que era de España debido a las expresiones utilizadas en la novela. 
Twitter: @BlairHoldenx



- En serio, la única chica que le desearía el mal a ms huevos es Tessie, pero tú eres otra persona...
-No, soy Svetlana, su malvada gemela rusa y he venido a acabar contigo mientras duermes.

- Esta es la parte en la que te digo que estás más sexy con mi ropa que yo, pero el narcisista que llevo dentro me lo impide.

Apuesto a que mi imaginación y yo somos capaces de inventar mil formas distintas de cargárnoslo utilizando el paquete de chicles que hay encima del salpicadero. La muerte por hierbabuena revolucionaría el mundo del crimen. 

- Puedo dormir en el sofá.
- ¿Y no me dejarás que te sobe de madrugada? ¿Cómo puedes ser tan cruel?
- Si intentas tocarme, ni que sea una sola vez, volverás a tu casa en un coche fúnebre.
- Estás muy sexy cuando te cabreas.
- No te olvides del coche fúnebre y todo irá bien.

- ¿Se puede saber qué haces en el calabozo?
- ¿Decidiendo quién le gusta más al pervertido de aquella celda?

- Cuando la vida te da limones...
- Los aplastas hasta arrancarles el último aliento de vida y luego los tiras a la basura, genio.

Di algo, haz algo. Deja de mirarlo como si quisieras pasártelo por la piedra. Dile lo repulsivo que te resulta, que no estás interesada. ¡Haz algo, lo que sea!
-Tengo cortinas nuevas en mi habitación.

- De todas formas, eres un cielo por preocuparte tanto por mí.
- ¿Un cielo? No soy un cielo, solo era una excusa para pasar la noche en tu cama.

-Señor Stone, señorita O'Connel, si no les importa dejar de tontear descaradamente, me gustaría empezar la clase.

- Los chicos malos tienen algo tan sexy... ¿no te parece? ¿Cómo resistirse a eso?

- ¿Me estás ofreciendo lasaña a las siete de la mañana? No estás programada para funcionar antes de las doce, ¿eh?
- Es comida y tú tienes hambre. No entiendo por qué, como sociedad, insistimos en etiquetar las comidas según la hora del día. Si te parece comer lasaña, adelante, que le den al reloj. 

- Eres mi hermana pequeña. Mi obligación es hacerte sentir incómoda con el tema chicos hasta que decidas meterte a monja.

¿No te parece curioso? Nos pasamos la vida esperando el momento perfecto, al chico perfecto y el beso perfecto. Es empezar a ver a los hombres como algo más que simples roedores infectados por enfermedades y, de pronto, solo puedes pensar en qué pasará el día que pierdas la cabeza por uno. Luego te pasas buena parte de los años de instituto intentando llamar la atención de ese chico tan mono que va a tu clase de álgebra y, cuando por fin se da cuenta de tu existencia, no te sacas de la cabeza la imagen de sus labios sobre los tuyos.
Lees libros, ves películas y sueñas con un sinfín de posibilidades, pero deja te diga una cosa: nada, y cuando digo nada quiero decir nada, se acerca ni por asomo a la sensación que te recorre el cuerpo cuando al fin llega el momento. ¿Las novelas románticas que tienes encima de la mesilla de noche? Exacto, ni por asomo te explican cómo es en realidad. Ryan Gosling en todo su esplendor ni puede compararse  con lo que sientes por el chico que te da tu primer beso.

- Verrugoncio.
-¿Qué?
-Que eres un verrugoncio.
- ¿Y se supone que es un insulto?
- En mi cabeza sonaba mucho más fuerte.

- Vaya, qué sorpresa. Quién me iba a decir a mí que mi hija sería capaz de levantarse ella sola antes de las doce.
- Te dije que lo conseguiría, venga, suelta la mosca.
- ¿Habéis apostado sobre si me levantaría de la cama  o no?
- Cariño, la verdad es que no se puede decir que seas una gran madrugadora. Intentar despertarte un fin de semana por la mañana es como meterse con un oso en plena hibernación.

- ¿Cúanto has bebido?
-Esto. [...]
- ¿Por qué?
- Porque lo prefieres a él. Siempre lo preferirás a él.

- No sé qué crees que he hecho, pero seguramente es verdad y lo siento.

Voy más perdida que la Kardashian sin un equipo de cámaras.

Riámonos de la rubia, que es virgen. Seguro que escasean más que un dragón de Komodo con cuerpo de unicornio.


 


4,5/5

No he podido dejar de reír, y adoro a Cole.