lunes, 15 de junio de 2015

DEBATE: ¿Estudiamos lo que nosotros queremos?

Este tema siempre me ha rondado por la mente. No me pongo solo a mí como ejemplo, sino a muchas amigas que me cuentan cosas parecidas a lo que aquí voy a debatir. No siempre tenemos la libertad de elegir qué queremos hacer, aunque deberíamos, pero, en el tema de los estudios, deberíamos de ser nosotros mismos los que eligen qué estudiar y a qué dedicarse. Pero... ¿lo hacemos? ¿O eligen por nosotros?
Así que:

¿Estudiamos lo que nosotros queremos?

¿Cuántas personas están estudiando lo que realmente quieren? ¿Cuántas están estudiando lo que sus padres le han dicho, sin gustarle? ¿Cuántas estudian algo simplemente por estudiar?
La mayoría de la gente seguramente esté estudiando algo que le gusta: su vocación. Alguien que siempre ha querido ser profesor, abogado, policía, doctor, actriz... ahora estará cumpliendo su sueño, dando pequeños pasos hasta su meta. Pero no todo el mundo lo hace, por diversos motivos.
Para empezar, mucha gente no empieza una carrera universitaria en el año que le corresponde (yo, por ejemplo), ya que suspenden y no pueden hacer Selectividad o no tienen claro qué hacer, por lo que se toman un año libre. Pero luego hay otros inconvenientes. Por ejemplo, los padres, el dinero y el miedo.

El miedo es lo de menos. A casi todos nos asusta empezar de cero en un lugar nuevo, con personas que no conocemos, un ambiente distinto, un mundo a escala más grande... Y solos. Es normal que nos eche para atrás al principio, pues no sabemos qué vamos a encontrarnos ni qué esperar. Pero luego, está la emoción de abrir un nuevo libro y cerrar el viejo. Es una nueva etapa, nos hacemos mayores, y ya tenemos, o deberíamos de tener, la opción de elegir qué hacer. Primaria, el instituto, bachiller... No es algo que elijamos, es algo que se nos impone obligatoriamente y que no podemos rechazar. Bueno, bachiller si es opcional, pero es una de las únicas opciones que tenemos para acceder después a una carrera (también están los ciclos formativos, pero al haber hecho yo bachiller, me centraré en eso). En bachiller se supone que nos preparan para la carrera, para que estemos listos con lo que la vida universitaria nos trae. Pero, sinceramente, bachiller es una completa mierda. Todos estudiamos lo mismo, asignaturas que no nos gustan (la mayoría) y que, muchas de ellas, a la mayoría no nos van a servir de nada. No se nos prepara para la universidad, se nos machaca con mierdas creyendo que nos ayudan, cuando lo que hacen es amargarnos. Deberíamos de poder elegir si estudiar historia, filosofía, religión, matemáticas, latín... O muchas otras asignaturas, acorde a lo que queramos hacer en un futuro. Porque, cuando llegas a la carrera, mucha de las asignaturas que has dado no te han servido para nada o, al contrario, das asignaturas que jamás has dado y no tienes ni idea de ellas (y dan por hecho que sí, porque algunas personas las han cursado y otras no, esto es así de bueno). No voy a centrarme mucho en esto, así que sigo.

Mi opinión está clara: Bachiller es una bazofia, un timo, y no te ayuda para absolutamente nada, así que dejen de mentir, por favor.


A lo que iba. Una vez hecha selectividad, te dan tu nota. Y puedes o no entrar en la carrera que te gusta dependiendo de una basura de nota. Mal. Para mí, esto es asqueroso. ¿Por qué tiene que decidir un número si puedes o no estudiar lo que te gusta? Ah, claro, que los "listos" del país van a carreras importantes que exigen buena nota, y los "tontos" se quedan en la de menos nota (aquí está el por qué la gente es tan gilipollas de meterse con los de magisterio por exigir una nota baja). Pues no me parece bien. Todo aquel que tenga su título de bachiller (ya que las cosas están así) debería de poder acceder a la carrera que le guste, a su vocación, a su futuro. He visto a demasiada gente decepcionada y hundida por tener que meterse en otra cosa por no acceder a lo que quería hacer por culpa de esa nota, cuando llevan años soñando con estudiar determinada cosa. El mundo (en concreto aquí, España), arruinando los sueños de la gente desde tiempos inmemorables.



Ahora voy a lo importante, a lo que me cabrea de verdad. ¿Estáis todos estudiando lo que queréis?

Sé de gente que lleva soñando toda su vida con algo en concreto y luego la veo estudiando algo distinto. Y claro, cuando le preguntas el por qué, suelen haber dos respuestas predominantes: "Mis padres no me dejaban, querían que hiciese esto" o "No podía permitírmelo (por diversos motivos)". Lo segundo es algo más... "entendible", ya que no todo el mundo puede permitirse el mudarse a otra ciudad para estudiar, o costearse una universidad privada (MAL, MUY MAL, TODO EL MUNDO DEBERÍA DE PODER) Tengo una amiga que tiene un sueño claro desde hace años. Pero vive en la ciudad equivocada. Debería de mudarse a la capital, donde parece ser que es el único sitio en el que se puede estudiar a lo grande y de verdad. Pero no tiene dinero para hacerlo. No puede permitirse mudarse así sin más: buscar piso, tener dinero a diario y pagarse una universidad privada (la suya lo sería). Esta chica no sabe qué hacer con su vida, pues tiene su sueño claro. Por culpa del dinero tiene que estudiar algo que "le gusta", pero no la convence del todo. Lo hace por hacer algo, porque han echado su sueño por alto. Además, a sus padres no les gusta su sueño. Y aquí es donde voy, dejando el dinero de lado.

Cuántos padres habrán arruinado los sueños de sus hijos... La pregunta es: ¿por qué?


Hay muchísimas familias en las que los padres son los que deciden qué van a estudiar sus hijos. "Médico, como su padre", "Profesora, tienen más vacaciones que nadie, así estaremos en verano en familia", "Abogado, a ver si se hace rico"... Etc. Mmm... ¿a qué jugáis decidiendo por ellos? Es triste, pero es así. Muchos de estos padres que deciden por sus hijos lo único que intentan es que sus hijos tengan un buen futuro, un trabajo estable, salidas, una buena vida... Pero así se la están amargando. ¿De qué te sirve tenerlo todo pero ser infeliz? La otra parte de estos padres solo intentan que sus hijos estudien lo que a ellos les habría gustado estudiar y no lo hicieron, por culpa de sus padres, porque no pudieron, o porque fracasaron. "Yo quería ser bailarina, pero me rompí el tobillo, así que vas a serlo tú por mí", "No entré en la policía por vago, pero tú entrarás en honor a mí".... Cosas así. Y luego, están los que simplemente te dicen: "Pues no me gusta, eso no lo estudias". Los padres no saben la impotencia que se siente cuando alguno de estos casos se dan. Cuando tienes algo claro, cuando sabes lo que tienes que hacer, qué estudiar y qué perseguir para llegar a ser alguien que tú quieres ser... y te rompen todo sin una buena excusa. ¿Os dais cuenta que así amargáis la vida de vuestros hijos? Les estáis impidiendo ser felices ya sea por vergüenza ajena, avaricia, envidia... Lo que sea. No tenéis derecho a elegir también por ellos qué van a estudiar. Ya habéis elegido por ellos 18 años de su vida, dejad que tomen sus propias decisiones en algún momento. También está esa gente, como yo, que nunca ha tenido claro qué estudiar. Y cuando llega el momento, entramos en pánico, no sabemos qué hacer.


Yo siempre he tenido mi vocación clara: la escritura. Pero jamás he sabido qué estudiar para poder volcarme por completo en mis libros. Hace poco lo descubrí, estudiaré Literaturas comparadas. Pero volvamos al tema. Los padres de las personas que no tienen claro qué estudiar: dejad de obligarlos a estudiar lo mismo que vosotros. Dejad de imponerles carreras que a vosotros os gustan. Podéis sugerir, pero jamás obligar. Al final, muchas personas lo que hacen es aceptar una de esas carreras que sus padres les han metido en cabeza solo porque se callen, les dejen tranquilos y estudiar algo. Pocas se rebelan, luchan por hacer lo que ellos quieran, sin obligaciones. Yo he estado en una lucha constante en la que he salido victoriosa yo, por supuesto. No pienso estudiar algo que no me guste solo por tener un trabajo y dinero. ¿Para qué? Si voy a pasarme la vida amargando, llorando tras volver de clases o del trabajo. No, eso ya han sido 19 años de mi vida, así que no más. Ahora mando yo, ahora elijo yo qué hacer, les guste o no a la gente de mi alrededor.


Yo no tuve claro qué estudiar hasta hace poco, pero mis padres no querían que me quedase parada. Eso lo entiendo, estaba de acuerdo con ellos. Empezaron a proponerme cosas para estudiar. Yo no quería hacer carrera, así que me propusieron ciclos formativos. Genial, perfecto. Empecé a mirar a ver cuál podría gustarme... Y, cosa que no me sorprendió, no había ni un solo Grado superior que me gustase. Ni uno. Bueno, miento, había uno relacionado con la producción editorial. Pero era privado y no podía permitirme pagármelo ni ir a diario al instituto en el que está. Así que quedó descartado. Mi madre se empeñó en que tenía que estudiar entonces lo mismo que había hecho ella: turismo, marketing, eventos... Pero a mí eso no me gusta. Por un momento, me convenció. En un momento de desesperación el que no tenía ni puñetera idea de qué hacer con mi vida. Me convencí a mi misma de que eso era mejor que estar sin saber qué hacer, pues si tenía problemas podría acudir perfectamente a ella para que me ayudase, y al menos sabría qué hacer. Pero, pensándolo detenidamente me di cuenta de que no era lo que yo quería, de que no me gusta de verdad. Claro, hubo bronca. La típica que hay en todas las casas de: Si no estudias algo vas a acabar haciendo de verdad algo que no te gusta. Pero es que no se trata de que "no quiera estudiar" si no de que todavía no había encontrado lo que quiero hacer (que ya sí). Y claro, esa bronca junto a más cosas, me han llevado a reflexionar más aún sobre este debate. Por supuesto, voy a hacer lo que yo quiero y no pienso dejar que me influencien. Si no les gusta... allá ellos. Yo solo quiero que me apoyen en mi sueño. Y sé que mi familia sí que lo va a hacer. Les guste o no, me apoyarán. Si no lo hacen me decepcionaré muchísimo pero sé que lo harán. En realidad, ya lo hacen. Pero hay familias que no, hay familias que por cojones tienen que decidir qué estudian sus hijos.


Así que a todos los que estáis leyendo esto: no os rindáis. No estudiéis algo solo por estudiar. No estudiéis algo que no os gusta solo porque lo impongan vuestros padres. Luchad, luchad por lo que os gusta de verdad, o seréis unos infelices toda vuestra vida. Respecto a los que no pueden por dinero... a ellos no puedo decirles nada porque ojalá lloviese dinero y pudieran hacer sus sueños realidad. Simplemente, que intentéis buscar recursos para hacerlo.


Ánimo a todos y no lo olvidéis: Luchad por vuestros sueños.


2 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Me parece una entrada de lo más interesante y a la que se le podrían dedicar horas y horas.

    Vayamos por partes: estoy completamente de acuerdo contigo en lo que dices de que el título de bachillerato no sirve para nada, sólo sirve para agobiarte por llevar todas las asignaturas al día y, a final de curso, aprobarlo todo. Ya está. Porque la nota (y el título) no te sirve para mucho más, a no ser que vayas a pedir una beca (básica) y sí influya la nota, pero lo dudo mucho...

    Yo hice bachillerato prácticamente porque no sabía qué hacer después de la ESO y parecía que era el siguiente paso después de terminar la educación obligatoria. Pero terminas bachillerato y te preguntas: ¿y ahora qué hago? ¿A dónde voy?

    Porque está clarísimo que sin dinero, ahora mismo, no puedes estudiar, y mucho menos estudiar algo que verdaderamente te gusta y te llena. Porque sí, ¿a quién no le gusta estudiar algo que le motive y le guste mucho y, años más tarde, pueda dedicarse a ello? Yo creo que hasta no le cogerían asco a los exámenes ni a estudiar, porque si te gusta...lo vas a hacer bien, ¿no?

    Porque es lo que tú dices...si vas a una universidad -ya sea pública o privada- necesitas dinero (y un buen dineral...) para costearte el día a día, la matrícula, el material...TODO. Y por ejemplo yo, que no me lo puedo permitir, pues me tengo que aguantar y no estudiar lo que quiero; así que ahora mismo tengo dos opciones: o estudio algo por estudiar y no perder el tiempo o me quedo en mi casita acumulando años sabáticos. Menudas opciones ¿eh? u.u'

    Así que nada, mientras el sistema de la educación siga así en este país, nos tendremos que fastidiar los que queremos estudiar :)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Hola! Gracias por tu comentario :) Es una vergüenza como están las cosas... Pero de momento parece ser que va a ser así. Y es un asco.
    Besos!

    ResponderEliminar