viernes, 28 de agosto de 2015

Llévame a cualquier lugar




Título Lleváme a cualquier lugar
Autor: Alice Kellen
Editorial: Plataforma Neo
Páginas: 360
ISBN978-84-16096-86-2
Formato: Tapa blanda con solapas
Precio: 15,90€




LLEGAR A LA META ES SOLO EL PRINCIPIO

Léane y Blake, ella francesa y él inglés, no son dos piezas de un puzle destinadas a encajar. En realidad, ni siquiera se soportan cuando el concurso de periodismo de la universidad los sitúa en el mismo punto de partida.

Él valora sus sueños por encima de todo y no dejará que nada se interponga en su recorrido hacia la meta, ni siquiera el seductor acento de Léane. Ella necesita el dinero del premio y utilizará todos sus encantos para convertirse en ganadora. Ambos están dispuestos a todo, incluso a ignorar el magnetismo que poco a poco irá surgiendo entre sus artimañas y discusiones.

Pero, cuando el calor de la atracción entre en su punto álgido, el frío de la realidad les demostrará que a veces los caminos más largos deben realizarse con alguien que te lleve de la mano.


  Esperaba una historia de amor... típica. De dos adolescentes que saben que están locos el uno por el otro pero por orgullo no lo admiten. Sin embargo, no es eso lo que me he encontrado. Se presentan dos personajes, Léane y Blake. Ambos tienen una personalidad fuerte y propia, ninguno es un personaje tonto o débil, lo que me ha encantado. Ella le planta cara en todo momento y él también. Blake y Léane tienen una rivalidad muy grande: ambos desean ganar el concurso y piensan sabotearse el uno al otro si es necesario. Se pasan los días haciéndose trastadas el uno al otro, sin darse cuenta de que eso los está uniendo más y está surgiendo algo entre ellos.

La historia de estos dos personajes me ha gustado muchísimo. Ambos saben lo que quieren, y no es precisamente que ocurra algo entre ellos más allá de fastidiarse y pasar un buen rato. Los dos me han caído bien, y en ningún momento los he odiado como me ha pasado en otras novelas con otros personajes. Estos se han ganado mi respeto desde el primer momento.

   Tanto Léane como Blake tienen sus propias preocupaciones y problemas. Ella no quiere que le vuelvan a romper el corazón y la humillen después de lo que le ocurrió en París, no quiere tener nada que ver con el color rojo, y él no quiere saber nada acerca de su padre. En algunos momentos, Blake parece ser excesivamente frío con su familia, pero tiene sus motivos: no quiere aceptar la realidad, no quiere creer lo que se le viene encima. Los personajes son cercanos a nosotros a pesar de tener algún que otro secretillo.

  La historia es sencilla, dos universitarios que intentan conseguir una beca y unas prácticas mediante un concurso en el que tienen que mostrar sus dotes de presentadores de televisión. Léane está en su primer año de universidad, quiere empezar bien para poder seguir estudiando, mientras que Blake cursa su tercer año, y quiere perseguir una meta. La historia de estos dos adolescentes hace que el libro se lea en una volada (he tardado unas cuantas horas solamente). He estado todo el rato deseando leer más, sin poder soltar el libro, deseando saber qué pasaba. Es una lectura ágil, interesante y que engancha desde la primera página.

  Sin duda, es una de mis mejores lecturas.



Autora:




- No podemos entrar, y en el último año hemos llamado tantas veces al cerrajero que, en breve, podrá comprarse un puto Mercedes gracias a nosotros.

- Ya veo que bebes a dos manos.
- Es para olvidar las tonterías que estás diciendo.

- Eres bastante insufrible, ¿nunca te lo ha dicho nadie?
- Puede que alguien lo haya comentado de pasada.

- No tengo ninguna enfermedad contagiosa.
- Prefiero prevenir, por si acaso tus manos también tropiezan involuntariamente y terminas clavándome un tenedor o algo peor.

- ¿A quién intentas impresionar?

- ¿Estás destrozando el baño?
- ¡No! ¡Me he caído!

- ¿Qué estás haciendo?
<<Estaba calculando, en base al volumen y la distancia de X e Y en condiciones de presión atmosférica normal y un grado de humedad relativa del setenta por ciento... cómo son de grandes tus pechos>>
- Leía las líneas de la mano.

A las mujeres nos apasiona la idea de que alguien nos rompa el corazón.

- ¿Vas a soltarme todo el rollo de tus intenciones para que no me enamore de ti? Tranquilo, no pienso hacerlo.
- ¿Tan horrible sería?
- Yo no diría horrible, pero sí sería una estupidez. 

- ¿Sabes que cada vez que mientes muere un gatito?

- Me encantan las tonterías. Ya sabes, esos pequeños detalles que siempre pasan de largo; creo que esconden la verdadera esencia de una persona.

- ¿Me has echado de menos? No hace falta que contestes, sé que sí.
- Apenas recordaba tu existencia. ¿Te llamabas Bane o algo así?

- No te imagino cantando esto en la ducha.
- ¿Me imaginas muy a menudo en la ducha?

- ¿Es que acaso crees en el amor?
- ¡Por supuesto que sí!
- Entonces, ¿qué haces aquí conmigo?

- ¿En qué piensas?
- Esa pregunta debería estar prohibida.

- Decir "te quiero" implica pronunciar tan solo dos palabras, no cuesta nada y para la persona que lo escucha puede suponer algo inmenso.
- Decir "te quiero" no implica pronunciar tan solo dos palabras. Implica mucho más. Implica pérdida e inseguridad.
- Y curiosamente, también encuentros y seguridad. 

- La mejor fiesta de la historia será tu funeral como no cierres esa bocaza que tienes.



 


4,5/5

Una historia que me ha encantado.

2 comentarios:

  1. ¡Hola! Que leído reseñas de este libro que da miedo jaja
    Y quiero leerlo pronto..
    ¡Besos!
    Dalu...

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!

    Me alegro que te haya gustado tanto :D Yo todavía tengo pendiente este libro y, aunque me gustaría leerlo pronto porque tengo la corazonada de que me va a gustar, no sé por qué lo voy posponiendo cada vez más xD Así que espero leerlo prontito, por fin, y que me guste :3

    Gracias por la reseña. ¡Besos!

    ResponderEliminar