martes, 1 de diciembre de 2015

Desafío



Título Desafío
Saga: Mírame y Dispara (Bajo el cielo púrpura de Roma)#4
Autor: Alessandra Neymar (Azahara Mellado)
Editorial: Ediciones VF
Páginas: 410
ISBN: 978-84-608-2942-9
Formato: Tapa blanda con solapas
Precio: 17









<<A veces algo extraordinario puede pasar y superar la lógica más precisa. Solo a veces, la existencia que se vive no tiene por qué ser lo verdaderamente cierto.>>

Recién enterada de las verdaderas intenciones de Enrico y consciente de su inestabilidad, Kathia decide escapar con la esperanza de huir de toda la confusión que alberga su mente. Lo que no imagina es que ha llegado el momento de toparse con la realidad y por muy dolorosa que esta sea, cambiará su destino de golpe.

El enlace con Valentino cada vez está más cerca, la verdad poco a poco sale a la luz, pero Kathia se resiste mientras su amor por Cristianno aumenta sin control.

Es imposible huir de la mentira, del amor y de las acciones de un hombre obsesionado por el poder.

Se acerca el desenlace...

...CONTINÚA MÍRAME Y DISPARA...

<<Simplemente FASCINANTE. Marca la diferencia>> (Magical Things Blog)




AVISO: Esta reseña va a estar repleta de SPOILERS de los cuatro libros.  Si no los has leído, no sigas.


  Esperaba este libro más que ningún otro. La autora hace que con sus historias y sus finales, la espera hasta el siguiente sea una agonía, ya que, al menos yo, me muero por saber qué pasará. Sinceramente, no quiero que termine esta impresionante saga, pero necesito saber cómo va a hacerlo.  

  El tercer libro me dejó con la boca abierta, Kathia acababa de chocarse con Cristianno, y eso es lo que da lugar a esta cuarta parte en la que nuestro protagonista ya está presente nuevamente. Y nada es como me lo esperaba. Kathia no lo perdona, no puede creerse que le hayan mentido tan descaradamente con algo tan importante. Sinceramente, recordando cómo era Kathia en el 3º libro, me he puesto a pensar y me he dado cuenta de que se había vuelto una estúpida. Es verdad que tiene motivos, estuvo sufriendo muchísimo, yo lloré con ella, pero pienso que la Kathia del primer libro hubiera dicho: aquí estamos mis narices y yo, voy a hacerles pagar a todos por lo que me han hecho. Y eso es lo que he echado de menos en este libro. Ya tiene a Cristianno, es normal que le tenga rencor por lo que ha pasado, pero es momento de luchar, ¿no? Desde la primera página hasta prácticamente la mitad del libro, he odiado a Kathia, he echado de menos a esa luchadora de los dos primeros libros, a la mafiosa que lleva dentro y que se muestra luego, pero demasiado tarde en mi opinión. 

  Aún así, la historia de nuestros dos chicos sigue siendo increíble, preciosa, romántica y dura. Y a pesar de que Cristianno se vuelva un cachito de pan y un romántico pastelón cuando se trata de Kathia, sigue siendo "el maldito señor de la mafia Italiana", sigue siendo el mafioso sexy y despiadado que siempre hemos conocido, y eso me gusta.  Pero, sintiéndolo mucho, Mauro se ganó mi corazón hace tiempo y es ahora mi favorito (Pero sigo adorando a Cristianno, sigo esperando a que alguien me regale uno particular).

   Mauro Gabbana es sencillamente perfecto. Y lo que más me gusta de él es que en ningún momento se vuelve un romántico empedernido, si no que hasta en el amor, es el bruto que siempre ha sido. Me encanta Giovanna para él, es una chica con temperamento que le va como anillo al dedo, y su historia de amor me tiene siempre deseosa de saber más.

  Lo de Diego y Eric se veía venir, ese beso que se dan es precioso, intenso y emocionante. Me ha encantado su historia, al igual que las pequeñas apariciones de Alex y Dani.

 Respecto a Sarah y Enrico... También los adoro. Y no sé por qué me temo que no van a terminar bien. Pienso que la autora no va a hacer que todo acabe bien, y como nos arrebate a Enrico yo no sé qué voy a hacer. Por favor, que no lo haga. Espero que este presentimiento que tengo sea falso. 

   No me esperaba para nada que Sarah sea hija de Angelo, y necesito saber el por qué de esta historia y cómo acabó Sarah tan sumamente lejos de su padre, el resto de la historia ya la conocemos.

   En definitiva, esta cuarta parte es igual de increíble que las anteriores, aunque, sinceramente, me ha faltado algo, un toque más de intriga y lo dicho acerca de Kathia: la luchadora y mafiosa que lleva dentro.

  El final me ha dejado con ganas de más, y necesito saber ya cómo va a continuar.
  


Autora:



Web autora: CLICK AQUÍ


No podía ser un buen hombre si me gustaba la mafia.

Tarde o temprano sería lo que ahora soy: el maldito señor de la mafia en Italia.

- Tu tío no era tan perverso...
-¿Eso me convierte en una versión mejorada?
-Definitivamente, eres un retorcido y seductor cabronazo.

- Tengo miedo.
-¿A... qué?
- A perderte.
- Puede que nunca me tuvieras.

En ese tiempo había aprendido una cosa: o se lucha hasta la muerte o la lucha te mata.

- No había tiempo para dejarte decidir. Preferí protegerte.
-Hiriéndome.

-Era difícil confiar. Muy difícil.
- Te miré a los ojos. El gesto en sí ya era una promesa.
- También me miraste a los ojos mientras me decías que nunca me habías querido.

- Hay una cosa por encima de nuestras posibilidades y sentimientos.
-¿Y qué es?
-Una decisión.

-Quédate aquí, sentada, observando callada cómo los días pasan sin hacer nada. Continúa ampliando la ventaja de tus enemigos, dales más espacio. Permite que te consuman hasta que no puede nada más que el recuerdo de una mujer que ni siquiera se atrevió a serlo. Eres de naturaleza poderosa, pero no tienes cabida en la mafia.

- ¡La honestidad no basta para sobrevivir, joder!

- Con la vida que tuvo es muy probable que me haga compañía en... ¿cómo has dicho? ¡Ah, sí! El infierno.

- Debería arrancarte la piel mientras duermes.
-Tendrías mucho trabajo.
- Pero tengo la suficiente paciencia.

-Te creí más lista.
-Y yo menos cruel.

- Deberías ser un poco menos dura con él. Te quiere demasiado.
-Y él debería entender que no soy de las que se quedan en casa esperando que su hombre llegue con vida. Si tiene que caer, caeré con él, y me importa una mierda lo que le hagan sentir mis decisiones.

-¿Cuántas veces debo llamarte para que me escuches?
-Podrías quedarte muda y ahorrarnos un disgusto a las dos.
-Malcriada.
-¿Y a quién debemos echarle la culpa, "mamá"?

- Resulta que hay un grupo de sicarios que no deja de tocarme los cojones. ¿Tienes idea de lo que hablo?
-¿Por qué iba a saberlo?
-Vamos, no eres tan estúpido.
-Al parecer, tú sí, dado que no sabes quién te acecha.



 


4,5/5

De nuevo, he muerto con esta saga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario