lunes, 28 de diciembre de 2015

Sueños de Piedra #Iria G. Parente y Selene M. Pascual



Título: Sueños de Piedra
Autor: Iria G. Parente y Selene M. Pascual
Editorial: Nocturna ediciones
Páginas: 573
ISBN: 978-84-943-3547-1
Formato: Tapa blanda con solapas
Precio: 16,50









Érase una vez un reino muy, muy lejano donde un príncipe premió a un mago por ayudar a rescatar a una joven en apuros.

Encantador. Lástima que nada de esto sea verdad.

En realidad, el príncipe sueña con gloria y venganza; el mago, con que sus hechizos no sean siempre un desastre y la joven en apuros, con huir de un pasado que la atormenta... Y del recuerdo del hombre al que ha matado.

Érase una vez...



  Increíble, sencillamente increíble. 

  Lynne es una joven prostituta que está atrapada en un burdel contra su voluntad, además es lo único que tiene para sobrevivir. Pero está harta de estar ahí encerrada, vendiendo su cuerpo a hombres repugnantes. Ella quiere ser mercader, no una prostituta forzada. Es por eso que se arma de valor y coraje y huye, dispuesta a seguir su sueño. Arthmael es el príncipe de Silfos, el heredero a la corona. O eso creía, hasta ahora. La aparición de un hijo bastardo de su padre le quita el derecho legítimo al trono, por lo que nuestro príncipe se embarcará en una aventura en busca de heroicidades para que su pueblo lo aclame como futuro rey. Hazan es un pequeño aprendiz que desea convertirse en un gran hechicero, pero para eso tiene que cumplir una misión importante y conseguir que sus hechizos dejen de ser un desastre. Todo esto hará que los personajes se crucen, y así empieza una gran aventura que vivirán juntos. 

    Como he dicho antes: INCREÍBLE. La historia, los personajes, el argumento, la pluma... Todo es fantástico. Me declaro fan de estas dos autoras, de las que nunca antes había leído nada. Todo el libro está perfectamente hilado, los personajes tienen una personalidad atrayente bien definida. He estado enganchada al libro durante todas y cada una de las páginas que lo componen. En ningún momento me he aburrido o he tenido la sensación de querer cambiar de escena. De hecho, he estado dos días acostándome bien entrada la madrugada por tal de no dejar de leer. 

   Lynne se ha convertido en uno de mis personajes femeninos favoritos. Es fuerte a pesar de todo lo que ha pasado y creer que es débil. Es inteligente, valiente, decidida... Una chica con carácter y un corazón herido que necesita sanar en manos de la persona adecuada. Arthmael es prepotente y orgulloso pero, como siempre digo, los chicos malos son mis favoritos. Y él también necesita caer en manos de la persona adecuada para darse cuenta de lo que vale. Lo adoro, es un personaje masculino que me ha encantado, un prototipo de hombre bastante perfecto que nos romperá el corazón una y otra vez al percatarnos de que solo podremos tenerlo en las páginas del libro. Hazan es adorable, el hermano pequeño que todas desearíamos tener. Además, el humor de estos tres es demasiado para mí, me he pasado todo el libro riendo, lo prometo.

    Este libro se merece un 5/5, he disfrutado con él como hacía tiempo que no lo hacía con una historia. Me reitero en decir que es fantástico, increíble, maravilloso, espectacular. No se me ocurren más palabras para describirlo, porque sin palabras es como me ha dejado el final de esa historia. Me he quedado con ganas de más, de muchísimo más, tras el final del libro. El epílogo me ha cortado la respiración y ha hecho que se me encoja el corazón. El último punto de este capítulo me ha dejado con las lágrimas cayendo por las mejillas. Me habría encantado saber qué pasa a continuación y tiempo después, pero pienso que es un final perfecto. 

   Admiro a estas dos escritoras, Iria y Selene. En ningún momento puedes percatarte de qué escena ha escrito una de ellas y qué escena ha escrito otra. Es imposible ver que la novela está escrita a cuatro manos, pues está en perfecta sincronía. Es algo digno de admirar. Además, sé lo difícil que es escribir junto a otra persona. Me han recordado muchísimo a mi mejor amiga, María, y a mí. Ya que hemos terminado de escribir ahora la primera parte de una saga juntas (El juego de las seis máscaras). Nadie sabe lo difícil que es coescribir un libro hasta que se pone a ello y, por eso, estas autoras son dignas de admirar. Un aplauso, chicas, sois increíbles.

 

Autoras:




- ¡Arthmael! ¿Qué demonios tienes en la cabeza?
-Te diré lo que no tengo: una corona.

Para ser un héroe sólo se necesita un corazón valiente.
O eso dicen.

[...] y es obvio que su voz desprende deseo.
El deseo de cruzarme la cara, por la bofetada que me propina acto seguido. [...]
¿De dónde ha salido esta loca?

-Un hombre con ansias de poder... ¿Qué hay más peligroso que eso?

- Cuando quieras te dejo que me midas, princesa.

- No quiero ningún romance: al final, el amor es otra manera de que un hombre te coloque bajo su sombra.

- El romance es... ¿equilibrio? Es querer a alguien como esa persona te quiere a ti..., ni menos ni más.

- Es normal que tú no creas en unicornios, príncipe, ni que los vayas a ver nunca: si sólo se acercan a las vírgenes, huirán en dirección contraria con el olor de tu indecencia.
-Oh, habló.

-Oh, estupendo. Tenemos como príncipe a un masoquista, como temía. Silfos vivirá tranquilo durante muchos, muchísimos años. Hasta que a su rey le parezca que es interesante, no sé, llamar a dragones, a ver si destruyen la ciudad, porque sería muy emocionante ver cómo queda después de arder.

- Me ofendes: ¿por qué habas como si fuera un bocazas sin modales?
-Porque lo eres.

La vida es más fácil cuando pareces inocente.

- Podría auparte...
-Tú lo único que quieres es aprovechar la situación para tocarme el culo...
-Bueno, quiero tocarte muchas otras cosas, pero tal vez este no sea el mejor momento...

-Así me gusta. Que tengas bien prendida la lección.
-Si me dejaras, yo sí que te enseñaba un par de lecciones.
- Igual te las enseñaba yo a ti...
-Dudo que puedas enseñarme mucho más de lo que yo sé.
- Verás, príncipe... Si algo así pasara entre tú y yo,, terminarías suplicándome para que siguiera enseñándote todo. No sabrías ni cómo responder a lo que podría hacerte.

- Pero que algo vaya a acabar no significa que no se pueda disfrutar de ello por el tiempo que dure.

Hay silencios que se alargan hasta la eternidad. Que duelen por cada latido que desgastan. Por cada cosa que no se dice, pero se guarda. Por cada cosa que se entiende de ellos. Por cada miedo que despiertan.
A esos silencios hay que matarlos antes de que ellos te maten a ti.

Quiero decir que lo haré. Quiero decir que me emborracharé de los besos de otra para olvidar, como se olvida con una botella barata tras otra. Pero cierto la boca y no hablo, porque la posibilidad de que acabe como después de una borrachera danza por encima de mi cabeza: mareado, sucio y con el corazón dolorido. Miserable.
Pero es mejor sentirse miserable que no sentir nada.

-Debe de haber un número limitado de veces en que nuestras manos se puedan rozar por accidente antes de que resulte obvio que busco tocarte.

-¿Por qué te has llamado cobarde?
-¿Cómo llamas a alguien que trata de olvidar con una botella? ¿Que trata de no pensar en los problemas de esa manera porque así es todo más fácil, en vez de afrontarlos?

-¿Por qué no me lo dices? Cada vez que oigas esa voz, yo... hablaré más alto para acallarla. Por cada cosa horrible ley te diga, yo te diré dos buenas.

- ¡Hace un día soleado, perfecto para cabalgar!
-Bueno, para cabalgar no hace falta necesariamente levantase de la cama.

-Dos mundos diferentes pueden chocar en algún momento, pero no pueden coexistir de verdad.
-Dos mundos diferentes pueden crear un tercero completamente nuevo.

-En realidad, creo que deberíamos abandonarlo a él. No tendría que disfrazarse de animal siquiera: ya es una piedra, el bosque no notará la diferencia entre una más y una menos.
- Te voy a decir yo lo que sí parece una piedra.
- Qué desagradable.

No existe futuro sin pasado. Olvidar no es superarlo. Olvidar es de cobardes.

A veces, los sueños tienen un precio demasiado alto.

-Todos tenemos miedo alguna vez. Aceptarlo y enfrentarlo es lo que nos hace valientes.

Al final, todos los males del mundo se reducen a eso: a gente que paga, mata o manipula por tener el control sobre los demás, sin darse cuenta de que lo más elemental, lo que les haría más felices, sería simplemente tener control sobre sí mismos. 

El mundo se sigue moviendo día a día porque hay gente lo suficientemente decidida como para seguir creyendo, incluso si todo se pone en contra.


 

5/5

MARAVILLOSA
(¿O debería decir "Marabiliosa"?)

2 comentarios:

  1. Hola!
    Tengo muchas ganas de leer este libro, encima tu reseña es fantástica. Espero poder conseguirlo pronto y que me guste tanto como a ti.
    Te invito a mi blog, besos
    Feliz 2016!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!! Te lo recomiendo 100%, es increíble!
      Besos e igualmente!!!!!

      Eliminar