martes, 12 de enero de 2016

El mundo del mañana #Susan Ee



Título: El mundo del mañana
Saga: El fin de los tiempos #2
Autor: Susan Ee
Editorial: Océano Gran Travesía
Páginas: 407
ISBN: 978-84-943-2566-3
Formato: Tapa blanda
Precio: 15,95








En El mundo del mañana los supervivientes del Apocalipsis que devastó la Tierra intentan organizarse y reconstruir lo que queda de la civilización. En medio de la anarquía y la violencia, Paige desaparece de nuevo. En la búsqueda de su hermana pequeña, Penryn descubre los planes secretos de los ángeles. ¿Hasta dónde estarán dispuestos a llegar para alcanzar sus fines? 

Mientras tanto, Raffe intenta recuperar sus alas. Sin ellas ni puede reunirse con los de su especie ni ocupar el lugar que le corresponde como líder. Rae tendrá que decidir qué es más importante: hallar sus alas o ayudar a Penryn a sobrevivir.


  Madre del señor bendito. ¿Qué era de mi vida hasta que empecé estos libros? Un día me ha durado esta segunda parte (más bien unas cuantas horas), ya que he devorado el libro. 
  
  El libro empieza en el mismo punto donde acabó el primero: Penryn estaba recuperándose de la parálisis mientras huían de los ángeles y todo el mundo, incluso Raffe, piensan que está muerta. Menuda sorpresa se llevan cuando ven que, prácticamente, resucita de entre los muertos. Eso, unido a su madre "la loca" y a su hermana, que ahora parece un monstruo (que no lo es), no ayuda mucho a que La Resistencia confíe en ellas. Ahora, tendrán que sobrevivir entre ellos, ocultándose de los ángeles que les dan caza para propósitos que Penryn descubrirá y deseará no haberlo hecho.

  Una continuación increíble ya que, como en el anterior, no hay nada de relleno. Todas las páginas vuelven a ser importantes, todas tienen datos interesantes que nos mantienen enganchados durante la historia entera. Sí es cierto que los primeros capítulos se me han hecho un poco pesados, pero en seguida pasan y la novela vuelve a tomar su curso y a ser emocionante. Es intensa durante todas y cada una de las páginas, apenas da tiempo a dirigir el capítulo anterior cuando pasa algo nuevo en el siguiente, pero esto me ha encantado, ya que he estado continuamente en tensión, mordiéndome las uñas por no saber qué iba a pasar.

  Sinceramente, me ha faltado bastante de Raffe. Durante la mitad del libro no aparece, lo que me ha decepcionado un poco ya que es un personaje que me encanta, y cuando aparece, lo hace poco. Pero cuando Raffe vuelve a introducirse en la historia, los post-is han empezado a llenar las páginas de mi libro, ya que todos sus diálogos son dignos de recordar. Lo amo, lo juro. Por otro lado, conocemos un poco más a Penryn, la chica valiente que lo da todo por su familia y que tanto admiro. Solo hay algo de ella que no me ha terminado de convencer en el libro, y es la manera en que trata a su hermana al principio. La ve como un monstruo y le aterroriza, a pesar de que Paige no ha intentado hacerle daño en ningún momento, simplemente ha visto consuelo en su hermana mayor, la que siempre ha estado ahí para protegerla, y he sufrido cuando he visto a la pequeña sentirse avergonzada y rechazada por algo que ella no ha buscado. No es un monstruo, a pesar de que le hayan dado la apariencia de uno. Se me rompía el corazón a pedazos con ella y, además, es un gran personaje con muchísima importancia.

Hay partes del libro que me han marcado, me han encantado. Aparte de los diálogos, hay una escena en concreto que me ha fascinado. (PUEDE SER SPOILER): Cuando todas las espadas caen por culpa del peso, como si se postraran ante Penryn, más bien ante la espada que ahora mismo le pertenece, tras derrotar al ángel. Me ha encantado esa escena y ver cómo Penryn se ha podido sentir poderosa por una vez en todo ese caos. FIN SPOILER.

  En definitiva, es una continuación increíble, y me estoy intentando no desesperar mientras espero la tercera parte.


 

Autora:




-¿Las chicas zombies tienen permiso para hablar?
-Sólo si son guapas y están dispuestas a pelear en el barro contra otras chicas zombies.
-Amén, camarada.

-¿Cómo se llama?
-Osito Winnie The Pooh.
-¿Tu increíble espada de coleccionista, fabricada para mutilar y matar, diseñada específicamente para obligar a tus enemigos a rendirse de rodillas y además provocar el lamento de sus mujeres... se llama Osito Winnie The Pooh?
-Sí. ¿Te gusta?
-Incluso bromear acerca de eso es un crimen contra la naturaleza. Lo sabes, ¿verdad?

Todo en él: su andar, sus alas demoníacas, su rostro sombreado; es la perfecta imagen de pesadilla del diablo acechando a su presa.

- Creo que voy a vomitar.
-Te ordeno que no lo hagas.
-Ah, no le digas eso. Penryn es una rebelde nata. Ahora va a vomitar sólo para no obedecerte.

-Por supuesto que estás bien. Eres la novia del diablo y éstas son sus criaturas.
-Yo no soy la novia del diablo.
-Él te sacó del fuego y te dejó visitarnos de entre los muertos. ¿Quién sino su novia podría tener esos privilegios?

Nada duele tanto como una bofetada de tu madre.

Es doloroso ver que la gente prefiere a un tipo malvado porque parece un ángel que a un buen tipo que parece un demonio.

-¿Crees que puedes hacerlo?
-Sí. Traeré el barco de vuelta yo misma si hace falta.
-Sería genial si no lo hundes.
-Correcto. Buscaré a alguien que sepa lo que está haciendo.

-¿Qué te pasa? ¿Estás rota?
-No. Es sólo que ni puedo caminar como los demás.
-Eso significa que estás rota.
-Eso significa que me muevo de una manera diferente.

-Todos son así. Al final, siempre nos abandonan. No importa lo mucho que los queramos o lo mucho que hagamos por ellos. Nunca seremos lo suficientemente buenos. 

- No hay una sola criatura viva que se preocupe por nadie más que por sí misma.

-Ser buena quizá te servía en el pasado, pero ahora ya no. Esa estrategia solo funciona cuando alguien te quiere.

Pero no es hasta que sus ojos se encuentran con los míos que siento un escalofrío que me recorre de la cabeza a los pies.

- Es peligroso estar conmigo.
- Es peligroso estar sin ti.

-Vuestro mundo es tan diferente del nuestro. ¿Acaso tenéis algo en común con los humanos?
-Nada que estemos dispuestos a admitir.

- Ten cuidado. Te pueden confundir con alguien que se preocupa por mí.

-Ya tuve que verte morir una vez. ¿No es suficiente?

-Veo que vas entrando en razón finalmente. Deberías tener miedo.
-Tiemblo porque me estoy congelando.
-Estás muy guapa cuando tienes miedo. 



 

4'5/5

Fascinante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario